sábado, 1 de febrero de 2014

El cajero automático

El escocés John Shepherd-Barron tuvo la idea de construir una máquina dispensadora de dinero cuando estaba en el baño. Al parecer, su esposa le sugirió que funcionara con una contraseña de cuatro números en lugar de seis porque era todo lo que podía recordar de una vez. El primer cajero automático, a partir de su idea, se instaló en una sucursal de Barclays en un barrio del norte de Londres en 1967.

"Se me ocurrió que debía haber una manera en que yo pudiera acceder a mi dinero desde cualquier lugar del mundo o del Reino Unido", dijo en una entrevista con la BBC en el 2007.

Barclays se apresuró a encargarle el primer cajero, que no funcionaba con tarjetas de plástico, que todavía no habían sido inventadas, sino que se activaba introduciendo un cheque impregnado de carbono 14, sustancia que la máquina reconocía y contrastaba con un correspondiente número de identificación personal.

http://quo.mx


Mi Ping en TotalPing.com Free PageRank Checker