miércoles, 18 de mayo de 2016

La maldición de los últimos Templarios

Felipe IV persuadió al Papa Clemente V para que iniciase un proceso contra los templarios acusándolos de sacrilegio a la cruz, herejía, sodomía y adoración a ídolos paganos a través de la práctica de ritos heréticos. No obstante, se trataban de falsedades sin base alguna para ocultar las verdaderas causas de carácter económico. 

El Rey de Francia ambicionaba acabar con la poderosa y acaudalada orden militar, convertida en el principal prestamista de la Corona francesa y de otros países europeos. Aconsejado por su ministro Guillermo de Nogaret, Felipe IV despachó correos a todos los lugares de su reino con órdenes estrictas de que nadie los abriera hasta la noche previa a la operación: el jueves, 12 de octubre de 1307. Los pliegos ordenaban la captura de todos los templarios y la requisa de sus bienes. 

El 12 de octubre de 1307, a la salida de los funerales de la condesa de Valois, el gran maestre, Jacques de Molay y su séquito fueron arrestados y encarcelados. Durante la madrugada del viernes 13, la mayoría de los templarios franceses fueron apresados y sus bienes confiscados bajo pretexto de la Inquisición. 

El proceso fue del todo irregular. Sin ir más lejos, los templarios habían de ser juzgados con respecto al Derecho canónico y no por la justicia ordinaria de Francia. Asimismo, Guillermo de Nogaret –mano ejecutora del Rey– estuvo bajo la excomunión formal de la Iglesia desde el principio hasta el fin de los procesos. Por medio de la tortura, la Inquisición obtuvo las declaraciones que deseaba, incluso del Gran Maestre, pero estas confesiones fueron revocadas por la mayoría de los acusados posteriormente. 

En 1314, Jacobo de Molay, Godofredo de Charney, maestre en Normandía, Hugo de Peraud, visitador de Francia, y Godofredo de Goneville, maestre de Aquitania, fueron condenados a cadena perpetua, gracias a la interferencia del Papa y de importantes nobles europeos. No en vano, encima de un patíbulo alzado en Notre-Dame, donde se les comunicó la pena, los máximos representantes de la orden renegaron de sus confesiones: «¡Nos consideramos culpables, pero no de los delitos que se nos imputan, sino de nuestra cobardía al haber cometido la infamia de traicionar al Temple por salvar nuestras miserables vidas!». 

Aquel mismo día, se alzó una enorme pira en un islote del Sena, denominado Isla de los Judíos, donde los cuatro dirigentes fueron llevados, esta vez sí, a la hoguera. 

Según se cuenta entre el mito y la realidad, antes de ser consumido por las llamas, Jacobo de Molay se dirigió a los hombres que habían perpetrado la caída de los templarios: «Dios conoce que se nos ha traído al umbral de la muerte con gran injusticia. No tardará en venir una inmensa calamidad para aquellos que nos han condenado sin respetar la auténtica justicia. Dios se encargará de tomar represalias por nuestra muerte. Yo pereceré con esta seguridad». Fuera real la frase o un adorno literario añadido posteriormente por los cronistas, la verdad es que antes de un año fallecieron tanto Felipe IV como Clemente V. 

www.lapatilla.com

jueves, 12 de mayo de 2016

Detectan oxígeno en la atmósfera de Marte

Un instrumento del Observatorio estratosférico de astronomía infrarroja (SOFIA) ha detectado oxígeno atómico en la atmósfera de Marte por primera vez desde la última observación hace 40 años. Estos átomos se encuentran en las capas superiores de la atmósfera de Marte conocida como la mesósfera. 

El oxígeno atómico afecta a cómo otros gases escapan de Marte y por lo tanto tiene un impacto significativo en la atmósfera del planeta. Los científicos detectaron sólo alrededor de la mitad de la cantidad de oxígeno esperado, lo que puede ser debido a variaciones en la atmósfera de Marte. Los científicos continuarán utilizando SOFIA para estudiar estas variaciones para ayudar a comprender mejor la atmósfera del planeta rojo. 

"El oxígeno atómico en la atmósfera de Marte es muy difícil de medir", dijo Pamela Marcum, científica del proyecto SOFIA. "Para observar las longitudes de onda de infrarrojo lejano necesarias para detectar el oxígeno atómico, los investigadores deben estar por encima de la mayor parte de la atmósfera de la Tierra y usar instrumentos de alta sensibilidad, en este caso un espectrómetro. SOFIA ofrece ambas capacidades". 

Las misiones Viking y Mariner de la década de 1970 hicieron las últimas mediciones de oxígeno atómico en la atmósfera marciana. Estas observaciones más recientes fueron posibles gracias a la ubicación en el aire de Sofía, que vuelan a entre 11.000 y 13.000 metros de altura, por encima de la mayor parte de la humedad de bloqueo de infrarrojos en la atmósfera de la Tierra. 

Los detectores avanzados en uno de los instrumentos del observatorio, el receptor alemán de Astronomía de Frecuencias de Terahercios (GREAT), han permitido a los astrónomos distinguir el oxígeno en la atmósfera de Marte a partir de oxígeno en la atmósfera de la Tierra. Los investigadores presentaron sus hallazgos en la revista 'Astronomy and Astrophysics', informa la NASA. 

SOFIA es un avión Boeing 747SP modificado para llevar un telescopio de 2,54 metros de diámetro. Es un proyecto conjunto de la NASA y el Centro Aeroespacial Alemán. La aeronave tiene su base en instalaciones de la NASA en Palmdale, California. 

www.antena3.com

domingo, 8 de mayo de 2016

Descubren tatuajes en una momia egipcia de hace 3.000 años

Una momia egipcia conserva una profusión de tatuajes con símbolos sagrados, que pudieron servir para enfatizar poderes religiosos de la mujer que los recibió hace más de 3.000 años. 

Estos tatuajes, recientemente publicados, son los primeros en una momia del Egipto dinástico que muestran objetos reales, entre ellos flores de loto en las caderas de la momia, vacas en el brazo y babuinos en el cuello. 

Sólo unas pocas antiguas momias egipcias exhiben tatuajes, y no son más que patrones de puntos o guiones. Especialmente destacado entre los nuevos tatuajes son los llamados ojos 'wadjet': posibles símbolos de protección contra el mal que adornan el cuello, los hombros y la espalda. 

"Desde cualquier ángulo que se mire a esta mujer, un par de ojos divinos te devuelven la mirada", dice Anne Austin, bioarqueólogo de la Universidad de Stanford en California, que presentó los resultados en una reunión de la Asociación Americana de Antropólogos Físicos. 

Austin se dio cuenta de los tatuajes mientras examinaba las momias para el Instituto Francés de Arqueología Oriental, que lleva a cabo investigaciones en Deir el-Medina, un pueblo que fue una vez hogar de los antiguos artesanos que trabajaron en las tumbas en el cercano Valle de los Reyes, informa nature.com. 

Analizando un torso sin cabeza ni brazos que data del 1300-1070 aC, Austin notó marcas en el cuello. Al principio, pensó que habían sido pintadas, pero pronto se dio cuenta de que eran tatuajes. Austin sabía de tatuajes descubiertos en otras momias utilizando imagen infrarroja, que analiza más profundamente en la piel que las imágenes de luz visible. 

Con la ayuda de la iluminación de infrarrojos y un sensor de infrarrojos, Austin determinó que la momia de Deir el-Medina cuenta con más de 30 tatuajes, incluyendo algunos oscurecidos por las resinas usadas en la momificación que eran invisibles para el ojo. 

Los tatuajes identificados hasta el momento llevan un poderoso significado religioso. Muchos, como las vacas, se asocian con la diosa Hathor, una de las deidades más prominentes en el antiguo Egipto.
Mi Ping en TotalPing.com Free PageRank Checker