lunes, 13 de enero de 2014

La refinada historia del tenedor

El tenedor llegó a Europa procedente de Constantinopla a principios del siglo XI de la mano de Teodora, hija del emperador de Bizancio Constantino Ducas, la cual se negó a tocar los alimentos, que debía ingerir, con sus delicados dedos. 

Teodora mandó que se le fabricase algún tipo de artilugio con el que pinchar los alimentos y poder llevárselos a la boca sin tener que utilizar las manos ni el cuchillo para hacerlo. 

La Princesa, que trató de imponer en la corte este nuevo utensilio, conocido como "fourchette", que viene a significar "pincho", fue tachada por sus contemporáneos, por esta y otras refinadas maneras orientales, como escandalosa y reprobable.

En Francia se intentó introducirlo varias veces, sin éxito. En la Edad Media Catalina de Bulgaria quiso hacerlo popular en la corte pero los franceses la consideraron cursi y licenciosa. 

Más tarde fue Carlos V de Francia, pero esta vez el fracaso tuvo otros motivos: el rey y sus inseparables amigos tenían fama de homosexuales y el tenedor volvió a perder la batalla al ser considerado como un objeto caprichoso propio de personas un tanto equívocas.

Llegó incluso a tachársele de "instrumento diabólico", pero la realidad es que el rechazo que tuvo el tenedor durante siglos obedecía más a una falta de habilidad de los comensales que a una posible falta de utilidad. Parece ser que estos se causaban heridas con ellos, pinchándose con sus afiladas púas los labios, las encías y la lengua. Lo utilizaban a modo de mondadientes, para rascar y hurgar.

En Europa se generalizó su uso a partir de finales del siglo XVIII o principios del XIX, dependiendo de los países, extendiéndose después al resto del mundo, en muchos de cuyos lugares se utilizan utensilios similares.

En España encontramos referencias a él en el siglo XIV. Carlos V y Felipe III lo utilizarían ocasionalmente, pero su uso se generalizó en el XIX.

http://www.portalnet.cl


Mi Ping en TotalPing.com Free PageRank Checker