lunes, 4 de enero de 2016

Casablanca: La mejor película romántica de la historia

Un viejo salón, un piano, el amor perdido de una mujer hermosa y la canción que quieres que se repita una y otra y otra vez más. Casablanca nos cuenta una historia, muy diferente a lo que estábamos acostumbrados en el cine romántico de Hollywood, aquí no hay final feliz; el sacrificio de dejar ir al alma gemela es el ritual que nos presenta la cinta que inmortalizó a Ingrid Bergman y Humphrey Bogart.

Casablanca es una ciudad marroquí en la que Rick Blaine (Humphrey Bogart), un norteamericano expatriado ha colocado su exitoso Café de Rick, uno en el que sea reúnen aquellos apátridas de todos lados, exiliados de Francia, ocupada por los nazis o la gente común y corriente.

Todo cambia cuando un día aparece Ugarte, un ladrón conocido por Rick, quien lleva valiosos documentos que resultan clave principal para llegar a Lisboa, el único puerto neutral que, durante la guerra, podrá conducirles a Estados Unidos; antes de poder venderlos, Ugarte es detenido por la policía y encarga los papeles a nuestro héroe.

Entonces, aparece Ilsa, la ex pareja de Rick, que lo abandonó en París para irse con su marido Victor Laszlo, nada más que el líder de la resistencia checa que quiere los documentos que tiene Rick en su poder.

Tras un enredo típico de las cintas clásicas, Rick ayuda a que Victor escape a lado de su amada Ilsa, sacrificando su relación en uno de los finales más recordados del séptimo arte. Un avión, un rompimiento y una canción que se repite una y otra vez.

Casablanca se estrenó el 26 de noviembre de 1942 y convirtió a las estrellas Bergman y Bogart, que ya tenían su reconocimiento propio, en íconos de la meca del cine. En 1997, la cinta fue elegida como la tercer mejor cinta hecha en Estados Unidos, sólo superada por Citizen Kane de Orson Wells.

La historia
La película está basada en Everybody comes to Rick´s, historia hecha por Murray Burnett y Joan Allison, pero el guión para la cinta fue hecho por los gemelos, Julius J. Y Phillip G. Espstein y Howard Koch, escritor de La Guerra de los Mundos, una radionovela que hizo creer a los americanos que los marcianos atacarían el país. El guión, que es considerado el mejor de la historia ganó el Oscar en la categoría de Mejor Guión Adaptado, un texto que además fue entregado tres días antes de comenzar el rodaje y que, hasta unos días antes de finalizar la grabación NADIE, excepto Bogart sabía en que terminaba la cinta; incluso, Ingrid Bergman se le acercó al guionista  Koch y le preguntó: – “¿A qué hombre debo amar más?”– “No lo sé… A ambos por igual”.

La melodía
”As time goes by”, la canción que mitificó la cinta, no fue escrita para ella, fue hecha 10 años antes del rodaje y en un principio no se quería incluir debido a que se consideraba muy vulgar para el tono refinado que tenía la historia; sin embargo, la frase “Tócala otra vez, Sam” nunca se dijo en el filme; muchos la siguen repitiendo como si formara parte de él, pero la confusión se dio por la película Play It, Again Sam, 1972 (Sueños de un seductor) basada en una novela homónima de Wood Allen y creada por el director Herbert Ross. La frase original es: “Play it once, Sam”.

Louis y Rick
El diálogo final: “Louis, I think this is the beginning of a beautiful friendship” (Este puede ser el principio de una gran amistad”, impuesta por un productor de Warner) causó controversia en la época que fue estrenada, pues muchos espectadores y críticos creyeron que se trataba de una de las primeras películas gay.

La película, considerada para muchos la mejor de la historia, fue galardonada con tres premios Oscar, Mejor Película, Mejor Director para Michae Curtis, que ni siquiera estaba al principio del proyecto y el Mejor Guión Adaptado, pero tuvo nominaciones en Mejor Fotografía, Mejor Actor de Reparto para Claude Rains (Louis Renault), Mejor Actor para Bogart, Mejor Montaje y Mejor Banda Sonora.

de10.com.mx
Mi Ping en TotalPing.com Free PageRank Checker