miércoles, 13 de junio de 2012

Se cumplen 50 años de la fuga mas famosa de Alcatraz

Medio siglo después de haber protagonizado una de las más espectaculares fugas de Alcatraz, la cárcel federal de máxima seguridad situada en la bahía de San Francisco (California) y clausurada hace años, el Servicio de Alguaciles de Estados Unidos (US Marshalls), anunció este martes en un comunicado que la búsqueda de los tres prófugos continúa, hasta dar con sus paraderos, verificar que estén muertos o que hayan cumplido 99 años de edad.

Según explica el San Francisco Chronicle, cuatro parientes de dos de los presos fugados la mañana del 12 de junio de 1962 explicaron ayer, en una conferencia de prensa en Alcatraz, que los lazos familiares son más fuertes que los muros de la conocida como la Roca.

Hablaron por el 50 aniversario de la famosa fuga de sus hermanos, Clarence y John Anglin, y de Frank Morris, el otro convicto. Los tres cavaron agujeros en las paredes con cucharas y consiguieron salir de su celda y lanzarse al mar en una balsa construida con impermeables. Nunca más se les volvió a ver. La teoría oficial apunta a que pudieron morir ahogados.

Aunque el Servicio de Alguaciles de EEUU todavía los está buscando. De hecho, la familia Anglin sigue creyendo que escaparon. "Siempre creí que lo hicieron", explicó Mary Widner Anglin, de 76 años, hermana de los hermanos Anglin. La acompañaban en Alcatraz su hermana, Mearl Taylor Anglin, de 74 años, y dos sobrinos de los hermanos fugitivos.

"John y Clarence Anglin todavía están vivos". "¿Dónde están ahora? En algún lugar", dijo Widner.

David Widner, de 45 años, uno de los sobrinos, explicó que la familia cree que los hermanos Anglin fugados se encuentran ahora en algún país de Sudamérica. De ser cierto, los viejos atracadores de bancos John y Clarence tendrían hoy 82 y 81 años. El tercer convicto que se fugó tendría 85 años.
Pistas

Los familiares de los Anglin llegaron al famoso penal acompañados con recortes y teorías varias para explicar que sus familiares siguen con vida. La primera pista, dijeron, es una misteriosa llamada de teléfono a una mujer de San Francisco poco después de la fuga.

El segundo fue una tarjeta de Navidad que apareció en el buzón de la familia en el invierno de 1962. David Widner la mostró. Tenía escrito: "A la Madre, de John. Feliz Navidad."

Los parientes de Anglis no quisieron decir nada del tercer prófugo, Morris. "Él no es de la familia", adujeron.

http://www.elperiodico.com


Pincha aquí si te gustan las leyendas, cuentos, fábulas o historias:

1 comentario:

Gabriela Gutierrez dijo...

Excelente!! Me encantan estos tipos de historias, estos hechos históricos, y mas de la prisión mas famosa del mundo!!

Siguiendo tu blog!! pásate por el mio! ;D

Mi Ping en TotalPing.com Free PageRank Checker