domingo, 11 de octubre de 2009

LOS HERMANOS MARX


Los Hermanos Marx fueron un grupo de cómicos estadounidense que originalmente estaba compuesto por cinco hermanos, Leonard (Chico), Adolph (Harpo), Julius (Groucho), Milton (Gummo), y Herbert (Zeppo).

El éxito masivo les llegó gracias a las obras I'll Say She Is (1923-1925), The Cocoanuts (1925-1928) y Animal Crackers (1928-1929). The Cocoanuts sería el primer título en ser llevado al cine para la Paramount bajo el nombre (en España) de Los cuatro cocos (1929). Groucho aceptó un óscar honorario para los Hermanos Marx en 1974, tres años antes de su muerte.

El talento musical de los hermanos se basaba en que pertenecían a una familia de tradición artística. Harpo estaba especialmente dotado, de modo que podía tocar prácticamente cualquier instrumento, aunque su especialidad era el arpa, de cuyo nombre, según una teoría, se derivaba el suyo; en varias películas podemos ver a Harpo tocando el arpa. Chico fue un excelente e histriónico pianista, y Groucho tocaba la guitarra.

Sus inicios fueron en espectáculos de vodevil; Groucho debutó en 1905, básicamente como cantante. En 1907 él y Gummo cantaron juntos, y con Mabel O’Donnell formaron Los Tres Ruiseñores. Al año siguiente, Harpo se convirtió en el cuarto Ruiseñor. En 1910 el grupo se amplió, y en él participaron la madre y la tía Hannah, cambiando su nombre por Las Seis Mascotas.

Durante una actuación en la Opera House de Nacogdoches (Texas), se produjo una interrupción a causa del sonido de fuertes golpes producidos en el exterior, en la carretera. La audiencia se precipitó afuera para ver lo que pasaba, y cuando regresó, Groucho comenzó a insultar al público, diciendo “Nacogdoches está lleno de cucarachas”, y otras lindezas contra ese pueblo y el estado de Texas. Pero lejos de enfadarse, el público estalló en carcajadas, por lo que la familia empezó a barajar la posibilidad de emplear las posibilidades cómicas del grupo.

Poco a poco las actuaciones evolucionaron, y junto con las canciones aparecían algunos números cómicos, generalmente pequeñas comedias musicales, como el número de la escuela en el que Groucho encarnaba a un profesor con marcado acento alemán, y los alumnos eran Harpo, Gummo, y desde 1912, Chico. La última versión del número de la escuela, llamada “De nuevo a casa”, fue escrita por Al Shean. En esta época Gummo se vio obligado a dejar el grupo para luchar en la Primera Guerra Mundial. Zeppo lo reemplazó en los últimos años de espectáculos de vodevil, y se incorporó a la nueva etapa en Broadway, y a las películas que vinieron a continuación.

Durante la Primera Guerra Mundial el sentimiento antigermánico creció en EEUU, por lo que la familia intentó ocultar su origen alemán. Harpo cambió su auténtico nombre de pila de Adolph a Arthur, y Groucho dejó de hacer papeles de personajes “alemanes”.


Por aquel entonces los hermanos, llamados ahora “Los Cuatro Hermanos Marx” empezaron a desarrollar su estilo único de comedia, y a desarrollar cada uno un personaje característico. Tanto Groucho como Harpo reconocen en sus memorias que los ahora famosísimos personajes que encarnaban fueron creados por Al Shean. Groucho se empezó a pintar un grueso bigote con betún, y adoptó un extravagante andar a zancadas, Harpo se puso una peluca roja, tocaba una bocina y simuló ser mudo, Chico empezó a hablar con un falso acento italiano (que copiaba de unos vecinos), y Zeppo adoptó los ademanes juveniles de un gentil galán.

Las personalides artísticas de Groucho, Chico y Harpo se dice que estuvieron basadas en la auténtica personalidad de cada uno (aunque desde luego Harpo podía hablar perfectamente). Zeppo, por otra parte, era el más gracioso de los hermanos fuera del escenario, a pesar de que sus papeles artísticos eran serios y poco lucidos. Era el más joven de todos, y creció bajo la supervisión de sus hermanos; aprendió a imitarlos a la perfección, de modo que en caso de necesidad podía reemplazarlos. “Hizo tan bien de Capitan Spaulding en El Conflicto de los Marx, que le habría dejado seguir haciendo ese papel de modo indefinido, siempre que me hubieran permitido fumar en escena”, dijo Groucho.

En la década de 1920 los Hermanos Marx se convirtieron en un grupo favorito del teatro norteamericano. Con su duro y extraño sentido del humor hicieron agudas sátiras de la alta sociedad y la hipocresía humana. También se hizo famosa su capacidad de libre improvisación en escena. Pongamos un célebre ejemplo: En una ocasión Harpo pidió a una chica del coro que cruzase la escena mientras él mismo la perseguía, para ver si Groucho, que estaba en ella, quedaba desconcertado. Sin embargo, y para deleite del público, este simplemente dijo con serenidad mirando el reloj: “Caramba, es la primera vez que veo a un taxi persiguiendo a un pasajero”, y cuando Harpo cambió de dirección durante la persecución de la chica añadió: “Puedes poner tu reloj en hora en las 9:20”. En otra ocasión mientras Groucho interpretaba una escena romántica Zeppo, entre bastidores, gritó: “¡Ha llegado el basurero!”; Groucho, sin inmutarse le respondió: “Dile que hoy no queremos”.


Bajo la dirección de Chico y la dirección creativa de Groucho, el vodevil de los hermanos alcanzó un éxito tal que los convirtió en las estrellas del teatro musical de Broadway, primero con la revista musical I'll Say She Is (1924 - 1925), seguida de dos comedias musicales, Los Cuatro Cocos (1925 - 1926) y Los Conflictos de los Marx (1928 - 1929). El libretista George S. Kaufman trabajó en los dos últimos espectáculos citados, y ayudó a mejorar la definición de los personajes de los Hermanos Marx.

La leyenda subyacente de los nombres de los Hermanos Marx explica que un "monologuista" llamado Art Fisher creó los nombres de los hermanos en el transcurso de una partida de poker, pero ningún historiador o biógrafo ha descubierto nunca la más mínima pista del tal Art Fisher. Otra teoría, apuntada por Groucho, era que los nombres se cogieron de una famosa tira cómica llamada Sherlocko el monje. Desgraciadamente esta tira solo apareció de 1911 a 1913, y los nombres no aparecieron hasta 1919. Más allá de las evidencias (Harpo:arpa) hay que atribuir los nombres a la costumbre de la época de acabar los nombres en -o para hacerlos cómicos. Y la paternidad ha de ser atribuida casi con seguridad a Alexander Woollcott. Las razones por las que Chico, Harpo y Gummo se llamaron así son claras, pero para Groucho y Zeppo no está tan claro. Arthur se llamó Harpo porque tocaba el arpa, y Leonard fue Chico porque iba detrás de las chicas (“chiks” en inglés coloquial significa “chicas”). En su autobiografía ¡Harpo habla! (1985), Harpo explicó que Milton se llamó Gummo en alusión a la goma, ya que había interpretado en el teatro a varios detectives, con su típico calzado de goma. Pero, según otras fuentes, Gummo era el hipocondríaco de la familia, y en su infancia estaba enfermo a menudo, por lo que llevaba siempre unas botas de goma para estar protegido de la humedad. En todo caso, y sea cual sea la historia verdadera, se trata siempre de una alusión a la goma del calzado. La razón por la que Julius se llamó Groucho suele ser la más discutida.



El grupo de los Los Hermanos Marx se hizo célebre cuando Hollywood pasó de hacer películas mudas a sonoras. Los hermanos firmaron un contrato con la Paramount, y dieron un giro a sus carreras profesionales con su participación en varias películas. Las dos primeras películas que hicieron fueron sendas adaptaciones de sus revistas en Broadway: Los Cuatro Cocos (1929) y Animal Crackers (1930), con adaptaciones de George S. Kaufman y Morrie Ryskind; en realidad antes habían filmado una película muda, Humor Risk, pero no llegó a estrenarse nunca.
Su tercer largometraje, Monkey Bussiness (1931) fue el primero que no se basó en un espectáculo anterior. Siguió Plumas de Caballo (1932), en el que los hermanos hacían una sátira tanto del sistema estudiantil universitario norteamericano como de la “ley seca”, y se convirtió en su película más popular, llegando incluso a ocupar la portada de la revista Time. Incluía un “gag” que sería recurrente en otras películas, en el que Harpo demuestra que de su gabardina puede extraer cualquier clase de objeto; de hecho, en esta película se saca un mazo de madera, un pez, una cuerda, un lazo, un cartel de una mujer en ropa interior, una taza de café caliente, una espada, y una vela encendida por los dos extremos.
La última película que hicieron para la Paramount, Sopa de Ganso (1933), dirigida por el director más prestigioso de cuantos trabajaron con los Marx, Leo McCarey, está considerada actualmente como una de las mejores: es el único de sus largometrajes incluido entre los 100 películas más importantes por el Instituto Americano del Cine. El público consideró que la película era irregular, pero actualmente no se piensa de este modo. En todo caso, y aunque no funcionó tan bien como Plumas de Caballo, hizo la sexta mejor taquilla de 1933. Los Hermanos Marx dejaron la Paramount sobre todo por diferencias creativas y financieras. Posteriormente Zeppo dejó de actuar y se convirtió en agente de sus hermanos, cargo que desempeñó hasta el final de sus carreras.

Los tres Hermanos Marx que ahora formaban el conjunto pasaron a la Metro-Goldwyn-Mayer, y , siguiendo la sugerencia de Irvin Thalberg, decidieron dar un giro a su fórmula humorística. Así, para sus siguientes películas intercalaron entre las escenas de humor otras de tipo romántico, y números musicales no cómicos. Además, el blanco de sus iras fueron en adelante villanos declarados, por lo que se considera que solo las películas de la Paramount muestran su genio en estado puro.
Las dos películas filmadas con Thalberg fueron Una Noche en la Ópera (1935), una sátira del mundo de la ópera, en la que los hermanos ayudan a dos cantantes enamorados mientras provocan el caos en la representación de Il Trovatore. La película alcanzó un enorme éxito, y durante décadas (hasta que público y crítica echaron un segundo vistazo a las películas de la Paramount), fue considerada su mejor obra. Dos años más tarde rodaron Un Día en las Carreras (1937), donde los Marx ponían patas arriba una carrera de caballos. Pero en 1936 murió Thalberg repentinamente, por lo que se quedaron de pronto sin su mejor contacto en la MGM.


Tras una corta experiencia con la RKO (El hotel de los líos, 1938), los Hermanos Marx hicieron tres películas más antes de abandonar la MGM, Una Tarde en el Circo (1939), Los Hermanos Marx en el Oeste (1940) y Tienda de locos (1941). Antes del rodaje de Tienda de Locos el grupo anunció que se retiraban del cine, pero la situación económica de Chico era tan desastrosa, y sus deudas de juego tan elevadas que los Hermanos Marx hicieron posteriormente dos películas más: Una noche en Casablanca (1946) y Amor en Conserva (1949), ambas producidas por United Artists. Además también participaron en La historia de la humanidad (1957), aunque aparecían en escenas separadas. Más tarde hicieron un programa especial de televisión, El increíble robo de la joya (1959). Chico y Harpo actuaron ocasionalmente en casinos y locales nocturnos, a veces juntos. Groucho comenzó una carrera como animador de radio y televisión. Desde 1947 y hasta casi 1960 presentó el concurso de humor You Bet Your Life en televisión. También publicó algunos libros, incluyendo su autobiografía Groucho y yo (1959), y Memorias de un Amante Sarnoso (1964).

En 1957 se produjo la única aparición televisiva de los cinco Hermanos Marx, en el programa Tonight! America After Dark. En 1970 se emitió un programa de dibujos animados donde se ofrecían números de cómicos famosos, y los Hermanos Marx prestaron sus voces para sus personajes, a excepción de Chico, que había fallecido en 1961, y de Harpo, que había muerto en 1964. Su número era una recreación de una graciosa parodia sobre Napoleón que en su día había formado parte del espectáculo de Broadway I’ll Say She Is, probablemente recreada por el mismo Groucho.

http://es.wikipedia.org


6 comentarios:

Kassiopea. dijo...

Qué grandes!!!

(Y sigo diciendo que la duquesa se parece a Harpo).

Heimdall dijo...

Groucho ha sido, es y será uno de los mejores actores cómicos y uno de los grandes humoristas-filósofos que ha dado el siglo XX (junto con Chaplin y Woody Allen).

Montse dijo...

Qué lujo de entrada!!! Me lo he pasado pipa leyéndolo todo.

Por cierto, a mí también Harpo me recuerda un poco a la Duquesa, ajajajaja

Besitosssss

☼El Rincón del Relax☼ *Beatriz* dijo...

Siempre un placer pasar a visitarte!! Gracias por compartir!!

Recibe un cálido y relajante abrazo de luz!
Beatriz

Fran dijo...

Qué casualidad. Justo ayer vi un documental sobre los Marx. Se llama: Los Irreverentes Hermanos Marx. Está en emule. Te lo recomiendo.

gnuTrade dijo...

Ah el humor clasico de los hermanos Marx, nunca aburre ni pasa de modo :)

gnuTrade

Mi Ping en TotalPing.com Free PageRank Checker