miércoles, 15 de abril de 2009

LOS CASTELLERS


Un casteller es una persona que forma parte de una colla castellera donde intervienen decenas de personas, con el objetivo de levantar diferentes construcciones humanas de diversa complejidad que pueden llegar a tener hasta nueve o diez pisos de altura sin ayuda mecánica. El hecho casteller proviene del siglo XVIII y se desarrolló inicialmente en el Camp de Tarragona y el Penedès, y se ha extendido durante el siglo XX por toda Cataluña, especialmente a partir de los años 1980.

Se supone el origen de los castellers en el antiguo Ball dels Valencians, acabando las procesiones religiosas. Al final de los Bailes de Valencianos se levantaba una figura, llamada la torre de tres o cuatro alturas, que con el tiempo fue adquiriendo importancia y altura, hasta independizarse del baile. En el siglo XV ya se hacían las Moixigangues, de las que es reminiscencia la Muixeranga de Algemesí. En el siglo XVIII su popularidad se extendió hasta el sur de Cataluña donde era practicada en las comarcas de Tarragona y Penedès, donde los grupos participaban en las festividades de las villas.

El primer castillo documentado ( "castillo de seis techos, acompañado de la dulzaina) es del año 1770 en l'Arboç, mientras que la primera colla castellera, la Colla dels Pagesos se fundó en 1801 en Valls y poco más tarde la Colla de los menestrales), la primera se erigió como la tradicional mientras que la segunda era más liberalista. Ambas grupos fueron cambiando de nombre a lo largo del tiempo, pero se puede afirmar que el grupo de los campesinos es el actual Colla Vella dels Xiquets de Valls, y la pandilla de los menestrales la Colla Joves dels Xiquets de Valls. Por todo este valor histórico población es considerada el "Cuna de los castillos".

Históricamente la actividad castellera ha sufrido altibajos destacados (casi cíclicos), esto está estrechamente ligado a periodos de crisis o bonanza económica, social o bélico. Así por ejemplo, tanto durante la Guerra del Francés (1808 - 1814) y la primera guerra carlista, sacudieron fuertemente la actividad castellera. Mientras que en periodo de más tranquilidad (1819) se alzó el primer castillo de ocho.

Ambas grupos no actuaban solas en Valls, sino que se solían desplazarse a comarcas vecinas para actuar en fiestas mayores u otras celebraciones. Los jefes de grupo administraban el dinero recibido y normalmente disponían de la ayuda de la población local a la hora de levantar las construcciones. Esta colaboración hizo que posteriormente aparecieran dos grupos más en Tarragona (La Colla de los Agricultores y la Colla de los Pescadores), ambas con un buen número de castellers vallenses. En Vilafranca aunque no se formará un grupo hasta al cabo de unos años, la gran afición y admiración hace que durante años la villa invite a los grupos vallenques hasta tres veces al año (por la Diada de Sant Fèlix, y por las fiestas de las dos cofradías más populares, la del Rosario y la de la Muixerra). Posteriormente se formarían grupos propios con estos mismos nombres, pero su gran rivalidad llegaría a puntos extremos por lo que las autoridades de Vilafranca prohibieron la actividad castellera durante años.

Partes del Castell

Pinya: es la base del castillo. Es donde se encuentra el grueso de personas, que apoyan al castillo. Los castellers que forman la piña lo pueden hacer de: bajo, contrafuerte, primera mano, segunda mano (y sucesivas), lateral, viento, aguja, muleta, o formar parte de los diferentes cordones concéntricos de refuerzo y protección, que tienen la doble función de apuntalar el tronco y de hacer de colchón humano para amortiguar los impactos en caso de caída. El último cordón de la piña hace presión con los brazos estirados y vigila el desarrollo del castillo.

Tronc: es la parte visible del castillo, formada por los pisos comprendidos desde los bajos hasta el piso inmediatamente anterior al de dosos. Determina el grado de dificultad del castillo, por el número de personas implicadas, según la cantidad y la altura de las filas (cada una de las columnas del castillo) del tronco. El tronco está formado por los bajos, los segundos, (el primer piso visible en castillos sin forros), los tercios, sobre los segundos y sucesivos.

Pom de dalt: Son los tres últimos pisos del castillo y siempre tienen la misma composición, independientemente del castillo: de abajo a arriba, los dosos, formado por dos personas, el acotxador (normalmente el más pequeño del castillo, que está con un pie cada dos, y arropado cogido en brazos de los dosos), y por último el enxaneta, (que pisa los dosos y pasa por encima del acotxador, que le hace de sujeción, y cuando este hace la aleta, es cuando el castillo está cargado).

Folre: Se sitúa encima de la piña, que en este caso se dice cepa, y tiene casi la misma forma que una piña de castillo sin forro. Se utiliza para sujetar los tercios y ayudar a los segundos en castillos de más dificultad. Por ejemplo: el 3 de 9 amb folre.

Manilles: Son los castellers situados sobre el forro, al nivel de los tercios, y que ayudan a sujetar a los cuartos. Se suele utilizar en los pilares de 8, las torres de 9, o en los castillos de 10.

Puntales: Son los castellers situados sobre las manilles, al nivel de cuartos.

Para construir un castillo, los bajos -uno por cada fila del castillo- se deben tomar por los brazos y se debe comprobar que el castillo esté bien cuadrado, entonces los contrafuertes, para evitar la deformación de la estructura, se toman a sus espaldas y las agujas entran en el interior del círculo que marcan los bajos con los brazos en el aire encarados con los bajos. A continuación las muletas se colocan soportando las axilas de cada bajo, las primeras manos tras el contrafuerte, las manos laterales a los lados de las primeras manos, y finalmente los vientos se colocan entre los laterales, para a continuación entrar en los diferentes cordones de la piña.

Cuando la piña está montada, los segundos se suben encima, cada uno sobre su bajo correspondiente, y se cogen por los brazos, mientras que la piña los ancora fijando nalgas y muslos. Una vez comprobado que el castillo sigue cuadrado y es estable, suben los tercios, que se cogen y hacen la última comprobación de deformación. La presión de la piña debe ir aumentando gradualmente a medida que se carga peso al tronco. Si el castillo está bien, se da la orden de subir cuartos y suenan las gralles.

viquipedia.com

6 comentarios:

fermin dijo...

Bien Jordi, buen apunte. Solo un pero, ¿no encontraste ningún buen vídeo de las collas Vallenses? Ja, ja, no he podido evitar la protesta.
Saludos.

Jordi dijo...

Esto lo arreglo rápido con un 3 de 10 amb folre i manilles. jejeje!!!

Kassiopea. dijo...

Així m'agrada noi, s'ha de fer país jejeje.

La verdad es que yo me lío con el folre, las manilles y todo eso, nunca sé qué es cada cosa.

sargantana dijo...

ostres jordi, no comento gaire a casa teva, pero no puc evitar pasar.hi
es tremendament interesant.
m'agrada el que fas!!
be..i al pilingui's tambe, pero...jijijijijij
un peto de sargantana

Lolita y El Profesor dijo...

Oh!
Muy bueno!
Qué equilibrio hay que tener!

Besitos

Lolita

MoHiKaNa dijo...

Tuve la oportunidad de verlo en directo en Tarragona y es impresionante.

Biquiños¡¡¡

Mi Ping en TotalPing.com Free PageRank Checker