martes, 2 de septiembre de 2008

EL PARTENON DE LA ACROPOLIS


La vista inicial del Partenón, tanto para el fiel que iba a orar como para el visitante casual, desde la esquina noroccidental debió ser tan clara y abierta como lo es ahora.
La gran estructura, vista en su plena majestad cúbica al mismo tiempo desde delante y desde un lado, debía parecer como si creciera de modo natural sobre su pedestal rocoso. La ligera inclinación hacia el interior de las columnas exteriores, que disminuye cuanto más se acercan hasta el centro de la fachada occidental, produce el efecto de aumentar la apariencia real de la altura del edificio por encima de nosotros cuando nos acercamos desde la puerta de entrada, considerablemente inferior, y podemos suponer que eso es lo que pretendían los arquitectos.
La colosal estatua de bronce que hizo Fidias de la Atenea Promacos -forjada con las armas fundidas de los persas derrotados, armada con casco dorado y pectoral, con espada y con escudo, y visible desde alta mar-, debió dar la impresión de flanquear y proteger este santuario dedicado a la deidad tutelar de la ciudad y de los atenienses. Se pensó en alguna ocasión que la vista del Partenón desde la vía sacra que pasaba por la puerta de entrada, estaría parcialmente bloqueada por varias construcciones intermedias.
En realidad, la pequeña estructura columnada visible en el modelo directamente delante y a la derecha de Partenón es un propileo o puerta, y su forma y tamaño reales siguen resultando dudosos.
Todavía más importante es el hecho de que las recientes investigaciones arqueológicas realizadas por John J. Dobbins y Robín F. Rhodes hayan demostrado que el ala proyectada para el santuario de Artemisia Brauronia, cuyo muro oriental era compartido por la Calcoteca (almacén de bronces), tal como se ve tanto en el modelo como en el plano, constituye la fase arquitectónica final del santuario, construida después del Partenón. Por tanto, aunque el ala proyectada impidiera la vista en una fecha posterior, no lo hacia cuando el Partenón fue construido.
Desde un punto de vista moderno, las otras vistas del Partenón no se hallan tan felizmente resueltas. La columnata meridional estaba demasiado cercana a la rampa para permitir una visibilidad adecuada, pero incluso ese hecho tenía la ventaja de dirigir la vista de cualquiera que bordeara el templo por el sur hacia el friso que rodeaba la pared de la cella. La columnata septentrional, por su parte, estaba favorecida por un área amplia y abierta, pero el espacio situado ante la fachada oriental, la entrada principal, era demasiado limitado para permitir lo que podríamos llamar una buena visión.
Evidentemente, los griegos pudieron concebir a su plena satisfacción una imagen mental del edificio en toda su complejidad a partir de las sucesivas visiones fragmentadas. Pero las formas arquitectónicas cristalinas de los edificios de Pericles, incluso en su actual estado ruinoso, se elevan con ejemplar majestad por encima de la ciudad y de la estrecha llanuras y como si hubieran sido situados sobre la gran roca por una mano divina, compiten con las montañas circundantes sin reconocer las limitaciones de la naturaleza, salvo en los casos en que, precisamente, se sirven de ellas para realzarse.
La mayoría de las estructuras más pequeñas de la Acrópolis sólo se conocen a través de las excavaciones, y las estatuas que las adornaban se han perdido para siempre, sin dejar rastro. El Partenón se conservó durante siglos como edificio religioso: primero iglesia bizantina, después católica, después mezquita con su correspondiente alminar o minarete. Aunque el interior del edificio sufrió reiteradas transformaciones, el exterior permaneció intacto con todas sus esculturas hasta 1687.
En esta fecha los turcos, en guerra contra los venecianos, convirtieron el templo en polvorín. Un mortero veneciano alcanzó el edificio y la explosión resultante hizo volar su parte central. Los venecianos, por su parte, también contribuyeron a su destrucción cuando, al intentar arrancar las estatuas del frontón, éstas cayeron contra el duro suelo y se rompieron.
En 1801-1803 Thomas Bruce, Lord Elgin, un diplomático inglés, salvó lo que quedaba de la ornamentación original y trasladó las estatuas y los relieves a Londres. En el siglo actual se ha restaurado la columnata norte con sus tambores originales y se ha empezado a trabajar en la columnata sur. Pericles encargó la dirección de todos sus proyectos artísticos a Fidias, prefiriéndolo a los grandes escultores de figuras atléticas: Mirón y Policleto, que estaban en su mejor momento. Parece que fue Íktinos el principal responsable del proyecto del Partenón, trabajando asociado con Kalikrates.
La construcción empezó en el año 447 y se terminó en sólo nueve años, excepto la ornamentación escultórica, que se colocó en el año 432 aC. Iktinos utilizó los cimientos del templo primitivo de Atenea, aunque hubo de ampliarlos necesariamente para su nueva estructura, que no se denominó el Partenón hasta mucho más tarde (parthenos significa virgen, y alude a Atenea).
Aunque las dimensiones del gran templo, como proclaman enfáticamente las inscripciones, no eran mucho más grandes que las del templo de Zeus en Olimpia, debió parecer, en el momento en que fue construido, mucho más grande.
Es un templo dórico regular que difiere de la mayoría de sus predecesores por tener ocho columnas, en vez de seis, en los lados cortos, y diecisiete, en lugar de trece, en los lados largos. Las columnas son mucho más altas en proporción a su grosor que las dóricas primitivas y contribuye a subrayar su esbeltez la disminución del éntasis, de la proyección de los capiteles y de la masa y del peso del entablamento.

El nombre de Partenón, lo recibe mas tarde en honor a Atenea Parthenos (virgen - protectora), resulta un templo dórico octástilo, con diecisiete columnas en los laterales (en lugar de las seis y trece que eran comunes). Las columnas son más altas de lo habitual en otros templos dóricos (Paestum) lo que contribuye a subrayar su esbeltez, además se han empleado recursos visuales para armonizar aún más el conjunto; para evitar la sensación de hundimiento del estilobato, este se curva hacia arriba varios centímetros en su parte central; las columnas se inclinan progresivamente hacia el interior según nos acercamos a las esquinas, y los intercolumnios se hacen progresivamente más cortos según nos aproximamos a los extremos. Estas correcciones, incluso las más mínimas, no son perceptibles a primera vista, pero han sido rigurosamente medidas y juegan un papel decisivo en el efecto total del edificio, construido en mármol blanco del Pentélico, hasta las tejas. Por ejemplo para evitar la sensación óptica de hundimiento que produciría el estilobato perfectamente horizontal, éste está curvado hacia arriba, varias pulgadas, en la parte central; las columnas se inclinan progresivamente hacia el interior según nos vamos acercando a las esquinas, y los intercolumnios se hacen progresivamente más cortos según nos aproximamos a los extremos.
Estas correcciones, incluso las más mínimas, que no son perceptibles a primera vista y que han sido rigurosamente medidas, juegan un papel decisivo en el efecto total del edificio, construido en mármol del Pentélico, hasta las tejas.
La decoración era la más completa de todos los templos griegos, los frontones este y oeste estaban decorados con figuras de tamaño mayor al real; noventa y dos metopas esculpidas en altorelieve, un friso continuo de 168 m. de estilo jónico recorría la estructura superior de las paredes que cerraban el templo. El colorido era espectacular, los triglifos pintados de azul y blanco, el fondo del tímpano de azul brillante, el fondo de las metopas y del largo friso de rojo, en las figuras se pintaban los ojos y el cabello y algunos elementos eran de metal. En el interior de la cella ó naos, de una sola entrada (por el Este) se encontraba la espectacular estatua de Atenea, obra de Fidias. la cubierta arquitrabada se apoyaba en dos filas de columnas dóricas superpuestas. El opistodomo se empleaba para guardar el tesoro, aquí la cubierta se apoya en cuatro columnas jónicas, las primeras que se usaron en un templo de Atenas.
Mi Ping en TotalPing.com Free PageRank Checker